La magia de los detalles.

Como definición del modelo de persona caótica que soy,  la atención al detalle, tanto a nivel personal como profesional, no ha sido nunca una cuestión importante para mí. Suficiente tengo con poder tener una visión global de las cosas que me rodean, como para poder centrarme mínimamente en las cuestiones más pequeñas. Simplemente en mi esquema mental, los detalles no son una prioridad.

Este verano recibí una lección magistral de la importancia de los pequeños detalles. La ocasión de trabajar con una persona que cuida al extremo el más mínimo aspecto de un proyecto sea profesional o particular, su imagen, la manera en que comunica, el mensaje, el diseño, me hizo reflexionar sobre mi manera de hacer las cosas y sobre todo observar de otra manera lo que me rodea.

Personalmente, creo que este perfil de personas detallistas y perfeccionistas, nacen o se hacen en un entorno determinado y desde muy jóvenes, por lo que, si no eres del club,  es prácticamente imposible convertirse al “detallismo” de la noche a la mañana. Aunque no hay que perder la esperanza, porque si alguien tan poco dada a éste movimiento como yo, se está reciclando, es señal de que no todo está perdido.

La mejor manera de empezar es centrarse en pequeños proyectos. Observar nuestro entorno, nuestra casa, oficina, jardín y ver de qué manera podemos añadir valor cambiando pequeñas cosas sin realizar grandes inversiones ni reformas. Añadir (o quitar) objetos, plantas, luces, aprovechar pequeños rincones, poner color, quitar color, etc…

zubi deco casa palma-1-4web

En casa, por ejemplo, un día me di cuenta que tenía un viejo neceser con todos mis potingues y colonias en el interior, siempre a la vista,  porque obviamente es una cosa que usas muy a menudo a pesar de que el conjunto en sí era bastante feo para tener a la vista, así que decidí cambiarlo. La solución vino tras una rápida visita a una conocida cadena de objetos de decoración, donde me hice con ésta bandeja y la taza de color rosa por lo que sólo me quedó disponer las cosas que utilizo cada día en la bandeja y eliminar para siempre el viejo neceser.

zubi deco casa palma-1-10 web

No se trata de redecorar, no se trata de cambiarlo todo, se trata de observar lo que te rodea y ver qué detalles puedes añadir (o eliminar!!!) para mejorar la estética, la funcionalidad o el mensaje que deseas transmitir.

Del mismo modo, lo podemos aplicar en el trabajo, aprovechar pequeños proyectos para intentar abarcar al máximo todos los detalles del mismo. También a nuestra imagen, ¿cómo podemos añadir pequeños detalles que mejoren cómo nos presentamos ante el mundo? ¿unos pendientes? ¿un foulard? ¿un corte de pelo?.

zubi deco casa palma-1-20web

Como no tengo ninguna posibilidad de convertirme en una obsesiva de la perfección, seguiré observando con ojo crítico lo que me rodea y como hay poca opción de cambiar a lo grande mejor centrar la energía en las cosas pequeñas.

¡Buen fin de semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s