Archivo de la categoría: Photography

Tea time in Oxford…

london oxford-1-11

Que nadie se preocupe que no tengo la menor intención  de hacer un análisis político económico sobre el Brexit y sus circunstancias, nada más lejos. Simplemente, estaba revisando mi archivo fotográfico y me he encontrado estas fotos de Oxford del pasado mes de agosto,  fruto de una visita exprés a la ciudad y me ha dado por divagar sobre lo poco que conozco de Gran Bretaña y sin embargo, lo mucho que me gusta.

Cuando vives en una zona turística como yo, la idea que prevalece sobre los ingleses, no siempre va asociada a adjetivos demasiado favorables. Todos tenemos en la retina escenas e imágenes lamentables de los espectáculos que montan en algunas de las localidades de las costas españolas. Sin embargo, como las generalizaciones en general, no deja de ser un tópico. Al entablar relación con ellos bien a nivel profesional como personal, descubres que son profesionales serios, buenos vecinos y en general una sociedad con unas convicciones y valores arraigados. Sí, lo sé, son valoraciones subjetivas fruto de mi experiencia personal, y por supuesto no quiere decir que todos sean así. Los británicos combinan a la perfección la tradición con el  estilo. Además le añaden una atención por el detalle, que nunca me deja de sorprender. Los detalles importan en el Reino Unido.

london oxford-1-16

Aunque las fotografías son de  Oxford, no puedo hacer muchas recomendaciones dado lo poco que duró mi visita, sólo dos lugares.  el Gran Café que es una de las cafeterías más antiguas de la ciudad, ideal para el té de las cinco. Para los más golosos, una parada obligatoria es el puesto de Ben’s Cookies en el mercado cubierto de la ciudad.

 

london oxford-1-19

Tú a California y yo me voy a Londres. Vamos, que si me pierdo, estaré pateando algún barrio de esta ciudad (¡me quedan tantos por descubrir!) No sé ni por dónde empezar. Lo poco que conozco, me encanta. Es el sitio ideal si uno pretende montar algún tipo de negocio de restauración o local comercial, porque está repleto de restaurantes, cafeterías y tiendas espectaculares, tanto por el estilo como por el diseño. La ciudad está en plena ebullición y se nota. Uno de los sitios que tenía en mi interminable lista de visitas era el Chiltern Firehouse  un hotel ubicado en un antigua estación de bomberos, un sitio muy especial en el que destaca el trabajo de arquitectura e interiorismo, se ha convertido una estructura complicada en un hotel de cinco estrellas. No sé como serán las habitaciones, pero  tiene un restaurante con terraza ideal para un brunch de domingo. En el que sí me he alojado y vale la pena es el Hoxton Holborn Hotel que es el hotel con más ambiente que me he encontrado jamás. En pleno West End, un hotel muy hipster, con un clientela joven y un ambientazo en el bar y restaurante por las noches.

Para qué nos vamos a engañar, como todas las capitales europeas, no es una ciudad barata, sin embargo ahora con el efecto Brexit la Libra esterlina está casi a la par con el euro y es un buen momento para hacer una escapada. Al haber tanta oferta gastronómica, se pueden encontrar restaurantes con buena calidad precio, incluso las cadenas de fast food se han modernizado como es el caso de “Pret a manger” y ofrecen comida sana y decente a precios razonables, que es suficiente para reponer energías, para poder seguir pateando la ciudad, que es lo que realmente vale la pena. Otra opción que no es excesivamente cara y está bien sobre todo si se va en familia, son los las hamburgueserías Byron, que están por toda la ciudad. En plan cadena también están los Dishroom que son restaurantes de comida india, donde se come fenomenal.

Ahora, que si uno quiere tirar la casa por la ventana, el restaurante que se tiene que visitar es el Sketch , que no sé muy bien como definir, pero básicamente es muy rosa. La comida está muy bien, el restaurante es muy divertido y la única pega es el precio, sobre todo de los vinos.

Perderse en los barrios, andando o en bicicleta es una  buenísima opción y mucho más económica. Si uno se atreve a circular por la izquierda y el tiempo es mínimamente favorable. Las Santander Bikes (gracias, Ana Patricia) son buenas, bonitas y baratas.  Nosotros las cogimos un domingo soleado y rodeamos Regents Park (rodear, porque no se puede acceder en bici), Luego recorrimos los barrios de Marylebone, Fitzrovia y Mayfair.

El planazo nocturno es el teatro. Un musical indispensable: The Book of Mormon. De lo mejor que he visto en musicales. Hay muchísimos más dependiendo de los gustos de cada cual.

En fin, tengo una lista interminable, de barrios, restaurantes, exposiciones y obras de teatro, que al ritmo de nuestras micro escapadas voy a necesitar doscientos viajes a la ciudad para ver.

Si alguien está planeando un viaje a Londres y necesita preparar el viaje os recomiendo el blog : Un blog y un paraguas en Londres tiene unos posts muy detallados sobre rincones menos conocidos de la ciudad y todo tipo de recomendaciones de lo más interesantes.

london oxford-1-21london oxford-1-23london oxford-1-26

Anuncios

Bundt cake de limón

lemon cake-1-5 copia

Uno de mis recuerdos gastronómicos de la infancia, es un pastel de limón que hacía un tia de mi madre. No tenía nada de especial, era un simple bizcocho con sabor a limón, aunque diferente a los postres que solíamos tomar en casa. Con el paso del tiempo la tarta se convirtió en un recuerdo, hasta que apareció san google junto a un universo infinito de información y recetas, entre las que sin duda tenía que estar esta.

La receta no puede ser más simple, aunque el resultado es espectacular. Eso sí, no va a aparecer en ningún libro de Clean Eating, vegano, paleo o lo que sea. Esta es de las potentes.

ZITRONEN KUCHEN

INGREDIENTES:

  • 2’5 Limones bio
  • 250 gr. mantequilla
  • 250 gr. de azúcar (yo sólo le pongo 125 gr, y queda fenomenal) si os gusta el dulce ponerle los 250gr.
  • 1 pizca de sal
  • 4 huevos
  • 200 gr. harina
  • 50 gr. de maizena o fécula de patata
  • 1 sobre de levadura
  • 150 gr. de azúcar en polvo

PREPARACIÓN:

  1. Engrasar un molde de aproximadamente 25 cm de largo. Precalentar el horno a 180 grados. (160 grados si es de gas).
  2. Rallar la piel de los limones hasta obtener aproximadamente unas tres cucharadas de café de ralladura de limón. (cuidado a no rallar la parte blanca para que no le de sabor amargo).
  3. Exprimir los limones hasta obtener unos 140 ml de zumo de limón.
  4. Mezclar la mantequilla, el azúcar, la ralladura de limón y la sal bien, aproximadamente unos diez minutos hasta que quede una textura fina y espumosa. Mientras mezclamos vamos añadiendo uno a uno los huevos.
  5. Por último añadimos a la mezcla la harina tamizada, la maizena y la levadura, mezclamos un poco más y vamos añadiendo 100ml de zumo de limón , hasta que quede homogéneo.
  6. Vertemos la mezcla en el molde y horneamos entre 50 y 60 minutos (hay que vigilarlo). A los 10 minutos de horneado yo hago un corte  de un extremo a otro de la tarta.  Aproximadamente a los treinta minutos de cocción conviene tapar la tarta con un papel de aluminio, para evitar que se queme la parte superior.
  7. Una vez transcurrido el tiempo, dejamos enfriar la tarta en el molde y cuando esté frío desmoldamos.
  8. Para hacer el glaseado, ponemos el azúcar en polvo en un bowl y vamos añadiendo muy despacio el zumo de limón, mientras batimos con unas varillas. Hay que ir con cuidado, porque no necesita mucho zumo, y para que el glaseado quede bien tiene que estar espeso, si nos queda muy líquido no quedará bonito.
  9. Vertemos el glaseado sobre el pastel frío y dejamos que se endurezca.

…y voilà!

lemon cake-1-15 la mejor

Historias de Copenhagen

2017 copenhage-1-9baixa2017 copenhage-1-11baixa2017 copenhage-1-12baixa2017 copenhage-1-15baixa2017 copenhage-1-16baixa2017 copenhage-1-38baixa2017 copenhage-1-41baixa2017 copenhage-1-50baixa2017 copenhage-1-52baixa2017 copenhage-1-91baixa2017 copenhage-1-3baixa

Parece que los españoles no hemos terminado de superar el mito nórdico y  a pesar de que hayan pasado tantos años desde que  Alfredo Landa descubriera a las suecas, aún seguimos fascinados por todo lo que viene del norte de Europa. Desde la educación finlandesa al estilo escandinavo, pasando por los misterios de Hygge. Probablemente sean modas magnificadas gracias a Instagram, pero lo cierto es que la fiebre nórdica está en pleno apogeo y me temo que ha venido para quedarse.

Como buena fan del estilo nórdico, está micro escapada a la capital danesa, me hacía mucha ilusión, para comprobar si en realidad la ciudad era tan pinterest como dicen por ahí. Debo confirmar que la ciudad es muy pinterest, sobre todo si pillas un fin de semana de solazo en pleno marzo como el que tuvimos, igual con una climatología más propia de la zona, supongo que ya hubiera tenido otra percepción. Con buen tiempo la ciudad es muy fácil de ver, bien andando o en bici y tiene muchos rincones agradables que conocer. Los tópicos se confirman en general, la ciudad es bonita, la comida es cara, la bebida muchísimo más. A diferencia de España no hay bares por todas partes, es más, a las siete de la mañana es imposible tomarse un café en el centro de la ciudad sin darse un buen paseo hasta encontrar una cafetería abierta, vamos, por poner una pega.

La ruta por el centro de Copenhage debe incluir un paseo en los barquitos que recorren algunos canales, una visita al puerto de Nyhavn, una comida en alguno de los food  markets como el Paperoem o Torvehallerne, un paseo por Osterbro y por los parques. Si el viaje es familiar, vale la pena visitar el parque del Tivoli, que parece que sólo se abre de abril a septiembre.

 En general es un viaje muy recomendable, sobre todo para familias con niños ya que sí hace buen tiempo es una ciudad práctica para visitar.

Me quedo con las ganas de cruzar el puente que une Dinamarca con Suecia, que es el escenario de una de mis series nórdicas favoritas: BRON, pero había que dejar algo para la próxima visita.

Crochet & Tea

crochetagendacollage.jpg

Recuerdo a mi abuela haciendo ganchillo cada tarde, paciente y concentrada en labores interminables, contando puntos, protestando cuando cometía un error, pero retomando siempre la tarea en el punto dónde la había dejado. Me gustan las labores en general, admiro a la gente que es capaz de tejer una prenda, hacerse una colcha o bordar. Me parece un extraordinario ejercicio de paciencia, y en cierto modo una lección vital: pequeños pasos (o puntos) cada día, pueden dar lugar a una gran labor.

I remember my grandmother crocheting everyday, patient and focused on her neverending work, counting the stiches, regreting mistakes, but never giving up. I love this kind of skills, people able to knit a pullover, crochet a blanket, etc… It seems like a life lesson: It doesn’t matter how big is your task, just take small steps everyday.

bye bye August!

figues blog   

 

Termina el mes de agosto y volvemos a las rutinas del mes de septiembre. Mi año nuevo es siempre en septiembre, empezamos el curso, las actividades, fijamos objetivos y empiezan las listas infinitas de cosas que hacer durante los próximos meses. Entre tanta tarea y tanta lista, intentando buscar la parte positiva del fin de la temporada estival, me he acordado de que es época de higos…¿alguna sugerencia culinaria con esta fruta?

August is ending and we start again with the school routines. My new year begins always in September. Time to set goals, planning activities, start new projects, and making to do lists for the next months. Between this tasks and this making to do lists, as was trying to get the positive side of the summer season’s ending, and the answer was right in front of me. It’s fig’s season, any suggestion of a recipe?

 

 

 

Ikea Stationery

ikea stationery-1 copiaikea stationery-1-3 copia

 

 

En mi última visita a Ikea, he descubierto la nueva colección de papelería de la marca sueca. Me traje para casa algunos de sus washi tapes y papeles para envolver regalos, pero además hay un montón de tonterías no aptas para los adictos al crafting y a la papelería.

On my last visit to Ikea, I found out the new stationery products from the swedish brand. I bought some pink washi tape and gift paper, but  there’s a huge range of products not suitable for stationery addicts.