Archivo de la categoría: Sin categoría

Easy peasy Cinnamon Cake

bundt canela 2018-1-8web

Estamos con las Navidades a la vuelta de la esquina, apetece sofá y mantita estos días de mal tiempo. Hoy hemos probado ésta receta, como siempre muy sencilla pero que sale riquísima, sobre todo si os gusta el sabor de la canela.

 

bundt canela 2018-1-26web

RECETA BIZCOCHO SIMPLE DE CANELA:

INGREDIENTES:
225 gr. de mantequilla temperatura ambiente.
175 gr de azúcar.
1 pizca de sal
4 huevos
325 gr. de harina
1 sobre de levadura
3 cucharadas de leche.
Para el relleno vamos a necesitar:
60 gr. de azúcar.
2 cucharadas de canela.

 

PREPARACIÓN.

  1. Calentar el horno a 175 grados.  Engrasar un molde alargado.
  2. Mezclar la mantequilla, el azúcar y la sal hasta conseguir una mezcla cremosa.
  3. Ir añadiendo de uno en uno los huevos a la mezcla, mientras batimos.
  4. A continuación añadir la harina tamizada, la levadura y por último la leche.
  5. En un bol mezclar los 60 gr. de azúcar y la canela.
  6. Verter en el molde 1/3 de la masa, sobre ésta espolvoreamos 1/3 de la mezcla de azúcar y canela. A continuación ponemos otro tercio de la masa y volvemos a espolvorear un poco de azúcar y canela. Por último ponemos la masa restante y espolvoreamos el resto del azúcar y la canela por encima.
  7. Horneamos unos 60 minutos. Comprobar con un palillo si está bien hecha por dentro y si no lo está podemos dejarla 10 minutos más en el horno.

Como veis no puede ser más simple, espero que os animéis a hacerla.

Feliz fin de semana!

 

bundt canela 2018-1-17webbundt canela 2018-1-19webbundt canela 2018-1-23web

Anuncios

Sobre rutinas matutinas y otras historias

journalling coffee and more 2018-1-14

Las personas caóticas por naturaleza, tenemos que lidiar no sólo con el desorden físico, sino también con el caos mental o lo que los anglosajones denominan: “Mental clutter” que viene a ser una definición más ajustada al estado que compartimos muchos y que en definitiva es tener la cabeza llena de pensamientos, ideas, proyectos, listas y mil cosas por hacer.

Al igual que cuando tenemos los armarios llenos de ropa que ya no nos ponemos o miles de cosas que en realidad jamás utilizamos, vamos aprovechando los cambios de temporada para ir ordenando y eliminando aquello que ya no nos sirve (o en el peor de los casos, guardándolo para más tarde), con todo aquello que nos bulle por la cabeza tenemos que hacer lo mismo.

Una de las técnicas que me ha resultado más efectiva, es cambiar las rutinas por la mañana. Después de leer varios libros sobre productividad y entradas en distintos blogs, vi que muchos tenían en común la importancia que le daban a los hábitos y rutinas nada más levantarse.

No descubro nada nuevo si destaco que nuestro cerebro por las mañanas está más receptivo tras varias horas de sueño, es lógico, física y mentalmente estamos descansados y podemos afrontar el día con más o menos energía. Precisamente en los niveles de energía y sobretodo en la actitud con la que vamos a afrontar el día, es donde va a incidir comenzar el día con los hábitos adecuados.

Cambiar un hábito es un proceso complejo y lento. Pero poco a poco se pueden ir introduciendo pequeñas modificaciones en vuestras rutinas mañaneras para conseguir empezar el día con mejor pie. Como siempre no existe una formula mágica, hay que ir probando qué es lo que funciona y qué no funciona.

 

journalling coffee and more 2018-1-7En mi caso, mis mañanas han sido siempre una locura. Levantarme siempre con los minutos contados, carreras por toda la casa a contrarreloj para tener todo listo antes de salir de casa. Al final siempre empezaba el día de mal humor y este estado de ánimo marcaba el tono del resto de la jornada. Hasta que decidí levantarme antes y dedicar un tiempo a tomarme un café en calma y leer.  Independientemente de la hora de entrada al trabajo, siempre me levantaba con suficiente tiempo para poder tomarme un café tranquila. Para otra persona puede ser darse una ducha inmediatamente cuando se levanta, irse a correr o poner la radio. Tengo que reconocer que ésta costumbre no la he podido cambiar,  pero he invertido el orden y he añadido otras cosas, porque ya sé tras varios intentos que no voy a abandonar mi café matutino, ni mucho menos sustituirlo por té verde o leche de soja. Una vez asumidas nuestras debilidades, vamos a ver como podemos fortalecer otros aspectos.

Las mañanas son el momento perfecto para centrarnos, planificar el día y ordenar nuestras tareas. Hay un serie de hábitos en los que coinciden la mayoría de los autores o personas que han escrito sobre este tema. Una de mis favoritas en Arianna Huffington que describe muy bien como cambiar la manera de empezar el día, cambió literalmente su vida.

En resumen los cuatro pilares básicos son:

  1. MEDITAR. Dedicar unos pocos minutos nada más levantarnos para centrarnos en la meditación. Podemos utilizar una App. o un video de youtube, no hace falta dedicar mucho tiempo, entre 5 y 10 minutos es suficiente. Personalmente, la meditación me parece un ejercicio muy difícil, y se necesita práctica para que resulte efectiva.
  2. HACER EJERCICIO. El ejercicio es la mejor manera de cargar las pilas de buena mañana (no hay café que sustituya al bailoteo de endorfinas tras hacer deporte). No es necesario correr una hora, ni dedicar mucho tiempo, simplemente dedicar de 15 a 30 minutos a moverse, bien con un entrenamiento, con un video de baile en youtube, dar botes en una cama elástica o dedicar un rato a hacer estiramientos de yoga. Lo que más te guste, la cuestión es moverse.
  3. ESCRIBIR. El famoso “Journaling” que consiste básicamente en escribir cualquier cosa que se te pase por la cabeza a primera hora de la mañana. Da igual lo que escribas, da igual la letra que hagas, da igual si no tiene sentido, simplemente escribe todo lo que te preocupa, te alegra, lo que tienes que hacer, algo que te ha llamado la atención o ideas que se te ocurran.  Dicho así parece fácil, pero cuando te sientas a las seis de la mañana delante del papel y el boli lo más probable es pensar ¿y ahora qué? ¿qué estoy yo haciendo aquí con este boli cuando podría estar paseándome por Instagram?. Escribe y como diría Elsa de Frozen “Suéltalo”.  Está demostrado que el Journaling es útil para ganar claridad mental, igual que la meditación, sirve para ordenar las ideas y priorizar.
  4. PLANIFICA TU DÍA. Si no lo has hecho la noche anterior, es un buen momento para ver de qué manera vas a organizar las horas que tienes disponibles durante el  día.

journalling coffee and more 2018-1-25

Sí, ya lo sé ¿y el tiempo para hacer todo esto? La respuesta depende de las circunstancias personales de cada uno, pero básicamente es revisar las tareas que tenemos que hacer por la mañana, ver si hay alguna que se pueda pasar a otro momento del día y si no es posible, sólo queda la opción de levantarse antes. Ganar una hora por la mañana para dedicársela a uno mismo, levantarse sin prisas, pararse y respira. A la larga tiene su recompensa.

El café y la prensa, como los gurús no lo contemplan no lo he incluido en la lista, pero yo sí lo incluyo SIEMPRE entre la actividad 1 y la 2, porque es la base fundamental de mis mañanas milagrosas. 😉

journalling coffee and more 2018-1

Al hilo de empezar el día con buen pie, un poco de inspiración y alguna lectura (aunque sea breve) tampoco está de más. Os recomiendo este maravilloso libro de Jackson & Levine, del que jamás prepararé una receta pero que es una delicia de ver.

 

journalling coffee and more 2018-1-5

Escapada a Menorca

En un verano con las redes sociales repletas de imágenes idílicas de playas y sitios glamourosos, fotos pintorescas y muchas poses, descubro una Menorca, sencilla, auténtica y  sin pretensiones.

Este verano en las redes ha estado de moda la costa italiana, que si Amalfi, que si Positano, con estas pequeñas calas con sombrillas de colores que quedan tan bonitas en las fotos. No os creáis, me muero de ganas de ir a verlo y hacerle la foto también, pero ¿cómo voy a coger una avión para irme a la playa viviendo en una isla en pleno mes de agosto?. Total que al final por cuestiones de tiempo como siempre, nos da la vena y nos cogemos un ferry a nuestra isla vecina, me alegro de la elección , porque resulta ser de lo más acertada.

Como nuestras escapadas son exprés, no puedo detallaros demasiados sitios que visitar ni playas espectaculares que ver, es lo que tiene ir sin planes, que te metes en el coche y vas parando dónde te parece.

Más que explicarlo, voy a hacer un recorrido fotográfico:

menorca-1-19

 

menorca-1-21

La antigua escuela de Ferreries, hoy convertida en dependencias municipales.

menorca-1-23

Las coloridas calles de Ferreriesmenorca-1-31

Cala Fornells

menorca-1-38menorca-1-39menorca-1-43

El Toromenorca-1-50

Cala Galdanamenorca-1-62menorca-1-63

El fantástico Faro de Artrutxmenorca-1-5

Bundt cake de limón

lemon cake-1-5 copia

Uno de mis recuerdos gastronómicos de la infancia, es un pastel de limón que hacía un tia de mi madre. No tenía nada de especial, era un simple bizcocho con sabor a limón, aunque diferente a los postres que solíamos tomar en casa. Con el paso del tiempo la tarta se convirtió en un recuerdo, hasta que apareció san google junto a un universo infinito de información y recetas, entre las que sin duda tenía que estar esta.

La receta no puede ser más simple, aunque el resultado es espectacular. Eso sí, no va a aparecer en ningún libro de Clean Eating, vegano, paleo o lo que sea. Esta es de las potentes.

ZITRONEN KUCHEN

INGREDIENTES:

  • 2’5 Limones bio
  • 250 gr. mantequilla
  • 250 gr. de azúcar (yo sólo le pongo 125 gr, y queda fenomenal) si os gusta el dulce ponerle los 250gr.
  • 1 pizca de sal
  • 4 huevos
  • 200 gr. harina
  • 50 gr. de maizena o fécula de patata
  • 1 sobre de levadura
  • 150 gr. de azúcar en polvo

PREPARACIÓN:

  1. Engrasar un molde de aproximadamente 25 cm de largo. Precalentar el horno a 180 grados. (160 grados si es de gas).
  2. Rallar la piel de los limones hasta obtener aproximadamente unas tres cucharadas de café de ralladura de limón. (cuidado a no rallar la parte blanca para que no le de sabor amargo).
  3. Exprimir los limones hasta obtener unos 140 ml de zumo de limón.
  4. Mezclar la mantequilla, el azúcar, la ralladura de limón y la sal bien, aproximadamente unos diez minutos hasta que quede una textura fina y espumosa. Mientras mezclamos vamos añadiendo uno a uno los huevos.
  5. Por último añadimos a la mezcla la harina tamizada, la maizena y la levadura, mezclamos un poco más y vamos añadiendo 100ml de zumo de limón , hasta que quede homogéneo.
  6. Vertemos la mezcla en el molde y horneamos entre 50 y 60 minutos (hay que vigilarlo). A los 10 minutos de horneado yo hago un corte  de un extremo a otro de la tarta.  Aproximadamente a los treinta minutos de cocción conviene tapar la tarta con un papel de aluminio, para evitar que se queme la parte superior.
  7. Una vez transcurrido el tiempo, dejamos enfriar la tarta en el molde y cuando esté frío desmoldamos.
  8. Para hacer el glaseado, ponemos el azúcar en polvo en un bowl y vamos añadiendo muy despacio el zumo de limón, mientras batimos con unas varillas. Hay que ir con cuidado, porque no necesita mucho zumo, y para que el glaseado quede bien tiene que estar espeso, si nos queda muy líquido no quedará bonito.
  9. Vertemos el glaseado sobre el pastel frío y dejamos que se endurezca.

…y voilà!

lemon cake-1-15 la mejor

Historias de Copenhagen

2017 copenhage-1-9baixa2017 copenhage-1-11baixa2017 copenhage-1-12baixa2017 copenhage-1-15baixa2017 copenhage-1-16baixa2017 copenhage-1-38baixa2017 copenhage-1-41baixa2017 copenhage-1-50baixa2017 copenhage-1-52baixa2017 copenhage-1-91baixa2017 copenhage-1-3baixa

Parece que los españoles no hemos terminado de superar el mito nórdico y  a pesar de que hayan pasado tantos años desde que  Alfredo Landa descubriera a las suecas, aún seguimos fascinados por todo lo que viene del norte de Europa. Desde la educación finlandesa al estilo escandinavo, pasando por los misterios de Hygge. Probablemente sean modas magnificadas gracias a Instagram, pero lo cierto es que la fiebre nórdica está en pleno apogeo y me temo que ha venido para quedarse.

Como buena fan del estilo nórdico, está micro escapada a la capital danesa, me hacía mucha ilusión, para comprobar si en realidad la ciudad era tan pinterest como dicen por ahí. Debo confirmar que la ciudad es muy pinterest, sobre todo si pillas un fin de semana de solazo en pleno marzo como el que tuvimos, igual con una climatología más propia de la zona, supongo que ya hubiera tenido otra percepción. Con buen tiempo la ciudad es muy fácil de ver, bien andando o en bici y tiene muchos rincones agradables que conocer. Los tópicos se confirman en general, la ciudad es bonita, la comida es cara, la bebida muchísimo más. A diferencia de España no hay bares por todas partes, es más, a las siete de la mañana es imposible tomarse un café en el centro de la ciudad sin darse un buen paseo hasta encontrar una cafetería abierta, vamos, por poner una pega.

La ruta por el centro de Copenhage debe incluir un paseo en los barquitos que recorren algunos canales, una visita al puerto de Nyhavn, una comida en alguno de los food  markets como el Paperoem o Torvehallerne, un paseo por Osterbro y por los parques. Si el viaje es familiar, vale la pena visitar el parque del Tivoli, que parece que sólo se abre de abril a septiembre.

 En general es un viaje muy recomendable, sobre todo para familias con niños ya que sí hace buen tiempo es una ciudad práctica para visitar.

Me quedo con las ganas de cruzar el puente que une Dinamarca con Suecia, que es el escenario de una de mis series nórdicas favoritas: BRON, pero había que dejar algo para la próxima visita.

Madeleines

2017 madeleines-1-32017 madeleines-1-52017 madeleines-1-62017 madeleines-1-72017 madeleines-1-8

El primer viaje familiar a Francia, uno de los descubrimientos estrella fue las magdalenas. Eran unas magdalenas de bollería industrial, que venían envasadas en bolsitas individuales, que nos parecieron buenísimas a todos y que tenían poco que ver con las magdalenas españolas, básicamente porque los franceses las hacen con mantequilla en lugar de aceite. Ante la imposibilidad de traerme una tonelada de magdalenas, me traje un libro y unos moldes para poder hacerlas caseras cuando quisiéramos. No hace falta decir que salieron muchísimo más  ricas que las del super, y que ha sido la receta estrella durante muchos años  de nuestra mini chef.

Vale, no son precisamente una receta light apropiada para la operación bikini, pero es el típico dulce  fácil de hacer, que gusta a los niños y  mayores por igual, y que te resuelve de forma rápida cualquier fiesta o merienda infantil.

La receta por si alguien se anima es:

150 gr. de harina tamizada

125 gr. de mantequilla

150 gr. azúcar

2 huevos grandes

2 cucharadas de leche

1 cucharadita de levadura en polvo

La elaboración es muy simple:

1.- Mezclamos los huevos y  el azúcar hasta que quede una pasta blanca homogénea.

2.- Vamos añadiendo la harina, levadura, leche y mantequilla.

3.- Dejamos reposar la masa 30 minutos.

4.- Rellenamos los moldes, horneamos a 220 grados los tres primeros minutos y luego bajamos la temperatura a 180 grados,  de 3 a 6 minutos. El tiempo de horneado dependerá si el molde que utilizamos es de madeleines normales o  mini madeleines. Si son minis el horneado es mucho más rápido por lo que hay que vigilarlas un poco.

¡Feliz operación burkini!

Podeis encontrar moldes aquí o aquí o aquí

Paris

Hacer una escapada a París no es una buena idea, el tiempo nunca es suficiente para hacer todo lo que tienes planeado, y te vas con las ganas de seguir pateando la ciudad. En definitiva la ciudad se merece por lo menos dos semanas para disfrutar de todos los rinconcitos, cafés y mercados que esconde.

Como lo de las dos semanas además de no poder ser, es imposible, habrá que conformarse con las micro escapadas habituales, que tampoco están mal . ¡Feliz verano!

 

Paris16-1-2Paris16-1-6Paris16-1-11Paris16-1-10Paris16-1-23Paris16-1-13Paris16-1-18Paris16-1-16Paris16-1-14Paris16-1-34