Archivo de la categoría: Stationery

Sobre rutinas matutinas y otras historias

journalling coffee and more 2018-1-14

Las personas caóticas por naturaleza, tenemos que lidiar no sólo con el desorden físico, sino también con el caos mental o lo que los anglosajones denominan: “Mental clutter” que viene a ser una definición más ajustada al estado que compartimos muchos y que en definitiva es tener la cabeza llena de pensamientos, ideas, proyectos, listas y mil cosas por hacer.

Al igual que cuando tenemos los armarios llenos de ropa que ya no nos ponemos o miles de cosas que en realidad jamás utilizamos, vamos aprovechando los cambios de temporada para ir ordenando y eliminando aquello que ya no nos sirve (o en el peor de los casos, guardándolo para más tarde), con todo aquello que nos bulle por la cabeza tenemos que hacer lo mismo.

Una de las técnicas que me ha resultado más efectiva, es cambiar las rutinas por la mañana. Después de leer varios libros sobre productividad y entradas en distintos blogs, vi que muchos tenían en común la importancia que le daban a los hábitos y rutinas nada más levantarse.

No descubro nada nuevo si destaco que nuestro cerebro por las mañanas está más receptivo tras varias horas de sueño, es lógico, física y mentalmente estamos descansados y podemos afrontar el día con más o menos energía. Precisamente en los niveles de energía y sobretodo en la actitud con la que vamos a afrontar el día, es donde va a incidir comenzar el día con los hábitos adecuados.

Cambiar un hábito es un proceso complejo y lento. Pero poco a poco se pueden ir introduciendo pequeñas modificaciones en vuestras rutinas mañaneras para conseguir empezar el día con mejor pie. Como siempre no existe una formula mágica, hay que ir probando qué es lo que funciona y qué no funciona.

 

journalling coffee and more 2018-1-7En mi caso, mis mañanas han sido siempre una locura. Levantarme siempre con los minutos contados, carreras por toda la casa a contrarreloj para tener todo listo antes de salir de casa. Al final siempre empezaba el día de mal humor y este estado de ánimo marcaba el tono del resto de la jornada. Hasta que decidí levantarme antes y dedicar un tiempo a tomarme un café en calma y leer.  Independientemente de la hora de entrada al trabajo, siempre me levantaba con suficiente tiempo para poder tomarme un café tranquila. Para otra persona puede ser darse una ducha inmediatamente cuando se levanta, irse a correr o poner la radio. Tengo que reconocer que ésta costumbre no la he podido cambiar,  pero he invertido el orden y he añadido otras cosas, porque ya sé tras varios intentos que no voy a abandonar mi café matutino, ni mucho menos sustituirlo por té verde o leche de soja. Una vez asumidas nuestras debilidades, vamos a ver como podemos fortalecer otros aspectos.

Las mañanas son el momento perfecto para centrarnos, planificar el día y ordenar nuestras tareas. Hay un serie de hábitos en los que coinciden la mayoría de los autores o personas que han escrito sobre este tema. Una de mis favoritas en Arianna Huffington que describe muy bien como cambiar la manera de empezar el día, cambió literalmente su vida.

En resumen los cuatro pilares básicos son:

  1. MEDITAR. Dedicar unos pocos minutos nada más levantarnos para centrarnos en la meditación. Podemos utilizar una App. o un video de youtube, no hace falta dedicar mucho tiempo, entre 5 y 10 minutos es suficiente. Personalmente, la meditación me parece un ejercicio muy difícil, y se necesita práctica para que resulte efectiva.
  2. HACER EJERCICIO. El ejercicio es la mejor manera de cargar las pilas de buena mañana (no hay café que sustituya al bailoteo de endorfinas tras hacer deporte). No es necesario correr una hora, ni dedicar mucho tiempo, simplemente dedicar de 15 a 30 minutos a moverse, bien con un entrenamiento, con un video de baile en youtube, dar botes en una cama elástica o dedicar un rato a hacer estiramientos de yoga. Lo que más te guste, la cuestión es moverse.
  3. ESCRIBIR. El famoso “Journaling” que consiste básicamente en escribir cualquier cosa que se te pase por la cabeza a primera hora de la mañana. Da igual lo que escribas, da igual la letra que hagas, da igual si no tiene sentido, simplemente escribe todo lo que te preocupa, te alegra, lo que tienes que hacer, algo que te ha llamado la atención o ideas que se te ocurran.  Dicho así parece fácil, pero cuando te sientas a las seis de la mañana delante del papel y el boli lo más probable es pensar ¿y ahora qué? ¿qué estoy yo haciendo aquí con este boli cuando podría estar paseándome por Instagram?. Escribe y como diría Elsa de Frozen “Suéltalo”.  Está demostrado que el Journaling es útil para ganar claridad mental, igual que la meditación, sirve para ordenar las ideas y priorizar.
  4. PLANIFICA TU DÍA. Si no lo has hecho la noche anterior, es un buen momento para ver de qué manera vas a organizar las horas que tienes disponibles durante el  día.

journalling coffee and more 2018-1-25

Sí, ya lo sé ¿y el tiempo para hacer todo esto? La respuesta depende de las circunstancias personales de cada uno, pero básicamente es revisar las tareas que tenemos que hacer por la mañana, ver si hay alguna que se pueda pasar a otro momento del día y si no es posible, sólo queda la opción de levantarse antes. Ganar una hora por la mañana para dedicársela a uno mismo, levantarse sin prisas, pararse y respira. A la larga tiene su recompensa.

El café y la prensa, como los gurús no lo contemplan no lo he incluido en la lista, pero yo sí lo incluyo SIEMPRE entre la actividad 1 y la 2, porque es la base fundamental de mis mañanas milagrosas. 😉

journalling coffee and more 2018-1

Al hilo de empezar el día con buen pie, un poco de inspiración y alguna lectura (aunque sea breve) tampoco está de más. Os recomiendo este maravilloso libro de Jackson & Levine, del que jamás prepararé una receta pero que es una delicia de ver.

 

journalling coffee and more 2018-1-5

Anuncios

Crochet & Tea

crochetagendacollage.jpg

Recuerdo a mi abuela haciendo ganchillo cada tarde, paciente y concentrada en labores interminables, contando puntos, protestando cuando cometía un error, pero retomando siempre la tarea en el punto dónde la había dejado. Me gustan las labores en general, admiro a la gente que es capaz de tejer una prenda, hacerse una colcha o bordar. Me parece un extraordinario ejercicio de paciencia, y en cierto modo una lección vital: pequeños pasos (o puntos) cada día, pueden dar lugar a una gran labor.

I remember my grandmother crocheting everyday, patient and focused on her neverending work, counting the stiches, regreting mistakes, but never giving up. I love this kind of skills, people able to knit a pullover, crochet a blanket, etc… It seems like a life lesson: It doesn’t matter how big is your task, just take small steps everyday.

Ikea Stationery

ikea stationery-1 copiaikea stationery-1-3 copia

 

 

En mi última visita a Ikea, he descubierto la nueva colección de papelería de la marca sueca. Me traje para casa algunos de sus washi tapes y papeles para envolver regalos, pero además hay un montón de tonterías no aptas para los adictos al crafting y a la papelería.

On my last visit to Ikea, I found out the new stationery products from the swedish brand. I bought some pink washi tape and gift paper, but  there’s a huge range of products not suitable for stationery addicts.